jueves, 19 de abril de 2018

TESTIMONIOS ORALES DE LOS ECOS HISTÓRICOS DE LA BANDA DE MÚSICA DE LA FAMILIA ESPADA EN LIBRILLA. (Antonio Romero “el Marcelo”).


TESTIMONIOS ORALES DE LOS ECOS HISTÓRICOS DE LA BANDA DE MÚSICA DE LA FAMILIA ESPADA EN LIBRILLA.
(Antonio Romero “el Marcelo”).

Recuerdo en los años 1947-48 en el  teatro (el cine del tío chico) donde estaba la escuela de música, el maestro Baltasar Espada nos daba clases de solfeo a los niños que queríamos iniciarnos en la música, Paco (Pedreño), Paco (el chulo), Antonio Franco, Pepe (el calabazo), y yo entre otros varios.
Entonces había una gran banda de música, y nosotros éramos la nueva generación que fue sustituyéndolos.
La banda de Librilla hacia los festejos en muchos pueblos de la región por su gran calidad musical, era importante y conocida. Las fiestas de Sangonera la Verde, de Fuente Librilla, Barqueros, El Berro, Los toros de Lorca y otras que ya ni me acuerdo.
Una anécdota del maestro Baltasar Espada que mi padre Antonio el Marcelo me conto en varias ocasiones;  fue que en una ocasión vino el maestro Serrano a estrenar en el Romea de Murcia, una zarzuela, el maestro Espada era el trompa principal de la compañía del Romea, llegó con antelación y se puso a ver la partitura, cuando le dio un repaso se salió a las tabernas que había enfrente del Romea, esperando a que llegaran el resto de compañeros. Cuando llegó el maestro Serrano comenzaron el ensayo, pero el maestro Baltasar (el trompa de la orquesta) no estaba, y  pregunto por él. Estando ensayando llego el maestro Espada, el maestro Serrano le dijo molesto que habían comenzado el ensayo y él no estaba, y él le dijo que ya lo había ensayado, el maestro Serrano se quedó un poco extrañado, y comenzaron de nuevo el ensayo, cuando llego el momento del solo del trompa todos se sorprendieron y el maestro Serrano le dijo al maestro Espada puede irse usted cuando quiera, sabe usted más música que todos los que estamos aquí.
El maestro Espada tocaba todos los instrumentos de la banda siendo su especialidad la Trompa, el cual fue considerado el mejor trompa de España de la época.
Al tiempo, cuando el maestro Espada enfermo, se quedó al frente de la banda su hijo Blas Espada. Entre el Chato y el Feo formaron otra banda de jóvenes, Justo Meroño, José el zapatero, Juan (el de la Concha), los hermanos Lara, José (el pinche), José el Hipólito, Juan Mejías etc.
En el año 1967, José me llamo para volver a formar la banda de música que tras la muerte del maestro Espada se había ido disolviendo poco a poco.
Busqué a unos cuantos de los últimos formados, y otros entraron nuevos que se fueron formando. Así volvió a formarse la banda de música de Librilla.
Félix San Mateo tomo la dirección de la banda entre las décadas de los ochenta y noventa. Vinieron  dos maestros a formar a los jóvenes. Hoy en día ha desaparecido desgraciadamente.

ROMÁNTICOS RECUERDOS DE LA LIBRILLA DE ANTAÑO


ROMÁNTICOS RECUERDOS DE LA LIBRILLA DE ANTES.

Regresemos por unos minutos a la Librilla de hace más de cien años y a la de 1960. Dos de los lugares que presentamos corresponden a los últimos años del siglo XIX y principios del siglo XX, y sólo los librillanos más adultos, aún recuerdan estos lugares emblemáticos de Librilla.
Vamos a comenzar por el sitio de la almazara de aceite de Ricardo Gómez, padre del que fue alcalde de Librilla y un gran aficionado a la caza. Esta almazara, que data de 1905, sería antes hospital y posteriormente cuartel de la Guardia Civil, que sería el que reemplazaría al que había en El Lavador. El edificio todavía se conserva en la calle Antonio Lorente, esquina con la estación de ferrocarril, conocido como cuartel viejo.
El segundo sitio es las salinas de Pepe Meoro en Librilla que lindaban con la finca Viña Ballesta y las del tío Sereno y Pedro de Mateo, que vivían por el consultorio médico actual, los cuales, por cierto, tenían un aljibe cada uno y el agua que sacaban la vendían a sus vecinos librillanos para beber. Pepe Meoro, dueño de las salinas, era de Alcantarilla y venía todos los días en bicicleta a Librilla para cuidar sus salinas, de las cuales se sacaban toneladas de sal, que luego vendía por toda la provincia, la cual se transportaba en carros tirados por mulas.
Y ya que hablamos de salinas, podemos decir también que existían otras en la rambla o río Orón, a la altura de la Cuesta del Caballo, de las cuales todavía podemos ver restos de ellas, así como el acueducto que atraviesa la rambla o río Orón de lado a lado, que conducía el agua que salía de la Cueva del la Sal hasta las salinas.


Respecto a otros dos lugares librillanos de hace más de 40 años hay que comentar que la estación de ferrocarril de Librilla siempre tuvo mucho movimiento, bien sea de mercancías o de pasajeros, como fue la época en que pasaba por aquí el Granaíno, un tren que caía simpático por sus movimientos durante el viaje, que terminabas con el cuerpo molido de tanto vaivén. Por esas fechas estaba de jefe de estación el señor Carrillo, el cual se colocaba a veces en la ventanilla que había entrando a mano izquierda, para despachar los billetes. De factor de la estación estaba el señor Andrés.
Como dato curiosos de la estación tenemos el que la hija del jefe de estación, llamada Encarna, tenía una academia de corte y confección en la misma estación, donde vivía junto con sus padres y sus hermanos Carmen, María y Juanito. A la academia acudían algunas como Ascensión la Azafranera, Encarna la Penitas, Rosario de Patrocinio, Anita la Mañas y otras muchas jóvenes y guapas librillanas que hoy en día son grandes modistas. Durante las clases tenían las alumnas media hora para comerse la merienda o tomarse un café por la tarde. 




jueves, 30 de noviembre de 2017

ARTICULO SOBRE LAS MEDIDAS EN LIBRILLA POR ANTONIO RODRÍGUEZ


MEDIDAS.
(La cosa iba por reinos).
Tardíamente el reino de Murcia fue conquistado por Castilla. Las repoblaciones y pese a que se otorgaban importantes beneficios, no cuajaban; hubo que esperar a la toma de Granada. Las razias de Boabdil “el chico”, estaban a la orden del día. Cuando el reino de Aragón conquista Murcia, repuebla con aragoneses. Pero como decimos, la conquista fetén, fue la de Castilla. De este modo, que el castellano y su dialecto el Panocho, es el idioma de Murcia. Y no solo eso, sus costumbres y medidas. 
Una comparativa: 
El quintal castellano tiene un peso de 46 kilos y el valenciano es de: 50. Un quintal son cuatro arrobas y nos queda: arroba castellana, 11’5 kilos; arroba valenciana, 12’5. Cuando la comercialización de la naranja era cuasi monopolio valenciano, los murcianos se extrañaban de que las arrobas fuesen de 12’5 kilos. 
También hay que diferenciar en las medidas de peso, las de capacidad, o las de longitud y superficie. A día de hoy, el aceite de oliva se compra y vende por kilos; antaño también fue así. 
El quintal eran 46 kilos y se dividía en cuatro arrobas; una arroba 25 libras y una libra, 16 onzas. 
La arroba de vino (capacidad), 16 litros. Una arroba 8 azumbres y el azumbre 4 cuartillos; la botella, 1’5 cuartillos; el cuartillo: 0’504 litros. 
Las medidas de superficie y capacidad de granos fueron: el quintal, la fanega, el celemín y el medio celemín. Pero mientras que la fanega de trigo pesaba 43’247 kilos, el de cebada pesaba 32’205. La medida utilizada de capacidad era la media fanega; una caja de madera rematada en punta para facilitar el vertido. Se alisaba pasando un cilindro me madera por el encima (sin apretar) llamado: rodeor. 
Hay que diferenciar en superficie de terreno entre el secano y el regadío: una fanega de secano son 6 tahúllas y la de regadío, 3. Una tahúlla, dos celemines; 1118 metros cuadrados. En Librilla y su zona, se sigue hablando en tahúllas. Una hectárea equivale a 9 tahúllas, o lo que es lo mismo y redondeando: 10062 metros cuadrados. 
Desde luego, es muchísimo más práctico el sistema métrico decimal. 
Esta tontería se me ha ocurrido para mostrar otras notas culturales de los distintos reinos de España. 

ARTICULO ANTONIO RODRÍGUEZ RUBIO.

martes, 28 de noviembre de 2017

TESTIMONIOS DE LA IMPORTANCIA DEL AGUA EN LIBRILLA




           La villa de Librilla, ques del marques de los Vélez, tiene ciento y trece vecinos, los quales todos comundmente son jente pobre porquesta en tierra esteril y seca, adonde por maravilla llueve, y el agua que tenían con que regauan la huerta de que se sustentan se les seco y esta el lugar pora despoblar. Y de los frutos que cogen pagan al marqués de quatro uno de los de riego y de ocho uno del secano. Paresçe averse avmentado la vecindad en setenta vecinos más que solia tener en tiempo que la huerta tenia agua pero faltando el agua se an de yr todos pagaron del servicio el año de quientos y veynte e ocho honze mil quatroçientos y veynte y nueve maravedís. Paresçenos que debe pagar quatro mil y quinientos y veynte maravedís[1].



[1] Chacón Jiménez F. Censo de población de 1533 Reino de Murcia.  Murcia 2000

martes, 24 de octubre de 2017

EPISODIOS HISTÓRICOS DE LIBRILLA

    En plena invasión de Napoleón de España desde 1808. Cartagena 13 de septiembre de 1810. La segunda expedición del general del ejercito francés Sebastiani al reyno de Murcia este mes de agosto, no le ha proporcionado mayores satisfacciones que la primera que verificó en abril próximo pasado. El exército del general Blake había ocupado la línea desde el puerto de la Cadena por Alcantarilla hasta la Añora, y cubría la ciudad y huerta de Murcia. Todo el paisanage del reyno desde la edad de 16 a la de 60 años había acudido a la defensa: 3000 valencianos á pie y á caballo con 2 piezas de artillería habían concurrido de Orihuela: los murcianos estaban prontos á inundar su deliciosa vega, y á hacer todos los sacrificios imaginables para oponerse a los progresos del enemigo. Pero este, que habia llegado el 24 de Agosto a Lebrilla y Alhama, no se atrevió a pasar adelante: nuestras descubiertas ahuyentaron las suyas en las inmediaciones de Alcantarilla, Lebrilla y Alhama, y en la falda de la sierra de Carracoi en los días 28 y 29; y el 30 empezó el general Sebastiani su retirada sobre Totana y Lorca, que evacuó también el 2 de septiembre por la mañana.
      La ciudad de Lorca y las demás poblaciones por donde han transitado los franceses, han quedado totalmente saqueadas y destrozadas. En Totana ahorcaron de un olmo aun prisionero; en Lorca asesinaron a mas de 20 personas, entre ellas a un sacerdote secular y 3 religiosos; gran cantidad de profanaciones de templos, y demás objetos de culto según costumbre.
      Orihuela 30 de Agosto. Parte de guerra del 29.
A las 5 de la tarde del día de ayer hicieron los enemigos movimiento en sus campamentos que tenían sobre dos leguas de Alcantarilla: nuestras grandes guardias les salieron al frente, y les rechazaron hasta meterlos en los Olivares de Lebrilla donde permanecen; sus fuerzas consisten en 2400 caballos, y de 6 a 7 mil infantes.
      Destaca la gran derrota del general Sebastiani el 28 de agosto en los olivares de Lebrilla, fue la decadencia del ejercito francés en tierras murcianas.



domingo, 15 de octubre de 2017

ARTICULO SOBRE LA LABOR DE LOS CRONISTAS OFICIALES



      En el siguiente enlace podréis ver un interesante articulo sobre la importancia de los cronistas oficiales y sus funciones. Sin saberlo yo el autor hace unas buenas referencias a mi blog. Gracias por el articulo.



https://www.republica.com/republica-insolita/2016/09/07/cronista-oficial/

YACIMIENTO ARQUEOLÓGICO EL SALITRE

PRESENTACIÓN DEL YACIMIENTO ARQUEOLÓGICO EL SALITRE.

           El viernes 13 de Octubre de 2017 se llevo a cabo la presentación de los resultados de las dos fases de excavación en el yacimiento de El salitre en Librilla, llevado a cabo por la empresa arqueonaturaleza s.l. dirigida la excavación por María José Morcillo y Olga María Briones. Explicación perfectamente la excavación y lo que se va encontrando en los diferentes niveles. Gran cantidad de muros de gran potencia de una posible vivienda, importantes restos de cerámica, pequeña escultura de un niño, molinos, tinajas con semillas, y sobre todo destaca un enterramiento de una mujer joven, la hipótesis cronológica estaría sobre el siglo I d.c de época romana. Impresionante descubrimiento para conocer, valorar y conservar el pasado de la población. 
       Espero que este hallazgo sea un punto de inflexión en la localidad para la recuperación, valoración y conservación del patrimonio, parece que los tiempos cambian, y puede ser muy buena oportunidad para el desarrollo del patrimonio de la localidad, que es pieza fundamental para la identidad de la localidad. 
           Los tiempos cambian para mejor, recuerdo hace unos meses una entrevista con la profesora  y arqueóloga Mila Ros Sala, que me contaba sus campañas de excavación en el yacimiento del Castellar de Librilla, donde estuvo diversas campañas en los años 80. Ella me contaba que su equipo no era bien recibido en la población, los señalaban y su presencia era inquietante, incluso la profesora fue amenazada, le topeaban todo lo excavado al terminar las campañas. 
       Esta presentación fue una muy buena iniciativa, el salón de la biblioteca lleno, gente muy interesada en las explicaciones, con una tendencia super positiva, se nota que han cambiado los tiempos, una mayor concienciación por la importancia de la cultura de Librilla, fruto llevado a cabo por el ayuntamiento y asociaciones de la población, hay que seguir esta coyuntura y seguir trabajando para y por la cultura de Librilla.