jueves, 4 de junio de 2015

EL ESCULTOR JOSÉ SEIQUER ZANÓN

Su partida de nacimiento de la iglesia parroquial de San Bartolomé de Librilla. En la villa de Librilla, provincia de Murcia, obispado de Cartagena, dia catorce de Septiembre de 1902; Yo D. Antonio Cerón Cayuela cura propio de esta única parroquial S. Bartolome apostol, bendice solemnemente a un siño que nació dia ocho a las siete y tres cuartos de la noche y le puse por nombre Jose Maria Juan de la Cruz Bartolome, hijo legitimo de d. tomas Seiquer perez, medico cirujano titular y de Dª Elvira Zanón Mira.

En 1931 se inician las tareas por el comité ejecutivo del homenaje a Gabriel Miró, integrado por los antes citados y por Augusto Pescador, y Miguel Hernández, y al efecto, convocan un concurso público entre escultores levantinos para realizar la escultura de Gabriel Miró.
Y el premio o elección recayó en 1932 en el escultor José Seiquer Zanón.
Y permítasenos, haciendo un breve paréntesis, detenernos un instante para referirnos también sucintamente, a la vida y obra del escultor que resultó premiado. José Seiquer Zanón, nació el día 8 de septiembre de 1902, en la murciana localidad de Librilla, antiguo señorío de Fajardo, si bien a la edad de los dos años se traslada con su familia a Murcia. Guiado por los consejos de su padre, que además de médico, era un pintor entusiasta y muy amante de las Bellas Artes, decidió dedicarse al estudio de la Escultura, para lo que marcha a Valencia, ingresando en la Escuela Superior de Bellas Artes de San Carlos, cursando los estudios de su especialidad y obteniendo además el título de profesor de dibujo. Fueron sus maestros entre otros el escultor valenciano Mariano Benlliure. En 1930, marchó pensionado por la Diputación Provincial de Murcia, a París. A su regreso fija su residencia en Madrid, aunque más tarde volvió a Murcia. Tras la Guerra Civil, fue designado director de la Escuela de Artes y Oficios de Murcia, obteniendo por oposición la cátedra de Composición decorativa (escultura), en 1946, desempeñando dicha dirección hasta 1970. Su vinculación con Orihuela, es consecuencia de su matrimonio con María Lucas Parra, de conocida familia oriolana, y además por la bellísima imagen que esculpió del Cristo yacente realizada en madera policromada para la procesión que hoy se hace el Sábado Santo, y cuya escultura, que terminó a comienzos del mes de Abril de 1942, recibió el premio Salzillo en enero del año siguiente, concedido por la Diputación Provincial de Murcia, y la que mereció al llegar a Orihuela, el precioso poema publicado en la revista Momento de la Semana Santa, de Carlos Fenoll, dedicado «A Juan Bellod, que sabe ver», y conocida por todos.
Pero a lo que aquí se nos refiere, José Seiquer, fue el autor del busto de Gabriel Miró que hoy preside nuestra Glorieta del mismo nombre, escultor del que se ha alabado su enorme mérito como retratista, lo cual es cierto, como lo demuestra el magnífico y sobrio retrato de Gabriel Miró.
Y escribe Francisco Pina en la revista gráfica, Estampa, de Madrid, correspondiente al día 28 de mayo de 1932:
«Orihuela tenía contraída con Gabriel Miró una deuda de gratitud; acaba de pagarla, rindiendo al gran escritor el homenaje de su admiración y su simpatía. El pasado día 27, segundo aniversario de su muerte, se elevó, en un lugar publico, un sencillo monumento a su memoria. Sencillo, pero fervoroso y estremecido. La magnífica cabeza de Miró, modelada con acierto rotundo por el notable escultor José Seiquer, contemplará en lo sucesivo, con su dulce mirada, uno de los más bellos rincones de Oleza. En el jardín que lleva su nombre, bañado de una luz maravillosa, recibirá el mudo homenaje de los espíritus oriolanos».




Y El clamor de la Verdad, Cuaderno de Oleza consagrado al poeta Gabriel Miró, del día 2 de octubre de 1932, publicaba la fotografía de la escultura de Gabriel Miró, diciendo al pie de la misma: «Obra magnífica del escultor murciano Seiquer Zanón, premiada en el concurso celebrado por la Comisión encargada del homenaje a Miró. Seiquer Zanón, muchacho inteligentísimo, ha hallado con singular acierto, la señorial expresión del poeta alicantino. El pedestal ha sido hecho por el artista local señor León».

No hay comentarios:

Publicar un comentario